jueves, 28 de junio de 2012

El timo del jeque brasileño

El presidente del Getafe, Angel Torres, posa orgulloso con un camarero brasileño disfrazado de jeque

Aquí los dos artistas posando partiéndose de la risa

Quédense con estos nombres: Joan Batalla Juanola y Marc Toscas Buxó. Son dos pájaros de cuenta que sin necesidad de un Ozores que les dirija han mejorado cualquier película de timadores que hubieran podido protagonizar Esteso y Pajares. A lo suyo no le ha faltado de nada: inmejorable puesta en escena, incluidos viajes a Dubai, estancias en el hotel más caro del mundo e invitaciones en restaurantes de lujo y, lo que es mejor, un extra disfrazado de jeque árabe, que no se le hubiera ocurrido ni al Berlanga de imaginación más calenturienta. Un jeque que era en realidad el camarero brasileño de un bar próximo al despacho de los pájaros de cuenta, al que pagaban cincuenta euros por actuación. Me puedo imaginar la escena de estos dos tipos discurriendo el guión de su estafa en el despacho.
-Nos haría falta un jeque que diera el pego, Marc.
-Y ¿de dónde sacamos nosotros un jeque, Joan?.
-Espera un momento, ¿tú te has fijado en la pinta de moro que tienen el camarero ese del bar del Jordi?, sí hombre, sí, el más moreno.
-Coño, pues es verdad. A ese le pones un turbante y te sirve de rey en una fiesta de moros y cristianos.
Ya tenían el despacho decorado con fotos suyas posando con personajes famosos, que aquello parecía un asador castellano lleno de retratos dedicados por gente de la farandula, el politiqueo y la realeza, pero ya se sabe lo impresionables que son los primos cuando les pones delante del famoseo. Los primos piensan que a lo mejor, un día su foto mirando sonriente al vacío también adornará tan distinguidas paredes.
Preparado el escenario y diseñado el guión solo les faltaba encontrar un primo al que colocar el cuento. En este país los debe de haber a cientos, porque todavía se pueden leer de vez en cuanto noticias de gente a la que le han metido el timo de la estampita o un tocomocho, así que si hubo quien fue capaz de venderle un tranvía a un señor particular, cómo no iban a vender estos dos una inversión multimillonaria teniendo como tenían a un jeque árabe ful de gancho.
A Batalla y Toscas, nuestros dos héroes, nos les faltaron julais donde elegir y eligieron a uno del mundo del fútbol, en el que debieron apreciar algunas cualidades innatas que le hacían víctima propiciatoria de su timo.
Angel Torres llevaba tiempo intentando deshacerse del Getafe, así que les debió resultar sencillo colocarle la historia del jeque. Para disipar cualquier duda hasta le invitaron al hotel más caro del mundo, a todo confort y que no falte de nada, y allí se fue el bueno de don Angel con muda limpia, la corbata de los domingos y una camiseta del Getafe en la que serigrafió el nombre de su benefactor, un detallazo que le debió costar un pico teniendo en cuenta la onomástica que se inventaron Batalla y Toscas para el pollo, nada menos que su alteza real el jeque Butti bin Suhail Al Maktoum, pero hay ocasiones en las que no puedes reparar en gastos. Qué menos que tener un detalle si tu te llamas Angel Torres, que anda que no habrá gente que se llame así solo en Alcorcón, y tienes que darle la mano a don Butti bin Suhail Al Maktoum, Butti para los amigos desde entonces.
Se llevó además a uno de sus mejores jugadores, Manu del Moral, convencido sin duda de que con la ilusión de tocar a un futbolista de verdad, al jeque se le abriría la cartera con más facilidad.
Fue Torres a Dubai, firmó, se hizo fotos y videos para la posteridad y al regreso lo contó a la prensa con cara de misterio. "Ya tengo un patrocinador para el Getafe", dijo a los periodistas mientras ponía ojitos soñadores viéndose alternando con Abramovich por lo menos.
Claro que Batalla y Toscas lo contaron mucho mejor puesto que concedieron una exclusiva en la que contaban todo tipo de detalles. Aquí se pueden leer sin perder ripio y créanme si les digo que merece la pena. El timo elevado a la categoría de obra de arte si obviamos pequeños detalles como la construcción de un nuevo estadio, el New Royal Emirates Stadium de Getafe, en cuatro meses
A la vista del éxito obtenido, Batalla y Toscas intentaron repetir la jugada con el Espanyol, pero para entonces los Mossos d'esquadra ya debían de andar con la mosca detrás de la oreja y el asunto acabó con los timadores a la sombra.
Ozores hubiera rematado la película con las imágenes de los señores del hotel más caro del mundo, del restaurante de lujo, el de la limusina y el de la tienda de alquiler de disfraces blandiendo facturas mientras aparecen los títulos de crédito. Permanezcan atentos a sus pantallas
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

miércoles, 27 de junio de 2012

El regreso de Aduriz refuerza al Athletic
más allá del terreno de juego

Fue un día ajetreado el del martes en el Athletic y su entorno. A primera hora de la mañana el club anunció en su web el fichaje de Ismael López, apenas un par de horas más tarde el presidente Josu Urrutia compareció en rueda de prensa, circunstancia que no se producía en los dos últimos meses, y finalmente, sobre las diez y media de la noche, la web rojiblanca anunciaba una de las noticias más esperadas del verano: el retorno de Aritz Aduriz. La sucesión de hechos reavivó en algunos círculos el debate sobre la política de comunicación del club, un debate que lleva camino de ser de la misma índole que el concita el ya célebre 'falso nueve' de la selección de Del Bosque. Habría que conocer la intrahistoria de estos fichajes para poder mantener un debate mínimamente serio respecto a la mentada política de comunicación de la actual directiva. Por ejemplo, saber cómo y cuándo se alcanzaron los acuerdos definitivos con ambos jugadores y sus clubes de origen, por qué y cuándo se decidió la fecha y la hora de la rueda de prensa del presidente y cuál era el mensaje central de la misma, y otra serie de circunstancias que explicarían una secuencia de noticias como mínimo desconcertante que, a falta de asuntos de mayor calado, alimenta el discurso de los que siguen la máxima del 'de qué se trata, que me opongo'.
Lo importante en este caso es el fondo de la cuestión, y ahí descubrimos que el Athletic se ha hecho con dos refuerzos importantes para la misma zona del equipo, el ataque, que dotarán de una mayor versatilidad a una plantilla que se evidenció demasiado corta la pasada temporada. Estamos ante un veterano contrastado, de rendimiento inmediato y una promesa que apunta muy alto pero que, de momento, no ha acabado de encontrar el camino adecuado hacia la cumbre hasta este mismo año, cuando ha despuntado en el Lugo de Segunda B. Su pasado rojiblanco y el conocimiento mutuo entre el jugador y Lezama facilitará, sin duda, las cosas. Habrá que ver cómo se entiende con Marcelo Bielsa y cómo asume la tremenda exigencia física y de concentración del técnico argentino.
Pero si Ismael López es una incógnita, Aritz Aduriz es la certeza. A sus 31 años es un veterano curtido en la élite que le viene de perlas a un equipo ayuno de gente de área. Su trascendencia en lo deportivo está fuera de toda duda. Bielsa dispone de un delantero contrastado al que puede recurrir de salida, para mover piezas durante un partido o como alternativa a su esquema habitual de juego con un solo delantero centro.
No hay mucho más que decir respecto al papel de Aduriz sobre el césped. Los que dudan de la idoneidad de su fichaje mirando a la partida de nacimiento, solo tienen que repasar lo que está haciendo el italiano Pirlo en esta Eurocopa para comprobar que la edad que señala el carné de identidad es solo una circunstancia más, no determinante por sí sola, que caracteriza las condiciones de un jugador.
La llegada de Aduriz refuerza al equipo, pero refuerza también la posición del club en el larguísimo partido de la negociación con Llorente. A partir de ahora el Athletic ya cuenta con dos delanteros capaces de ocupar el eje del ataque con similares garantias. Se acabó la exclusividad y eso modifica sustancialmente el terreno de juego. Quizá ese cambio tenga algo que ver con la firmeza de la que hizo gala Urrutia en la rueda de prensa dejando claro que el Athletic ya ha dicho su última palabra y la pelota está en el tejado del jugador.
Fernando Llorente ha podido comprobar en esta Eurocopa lo voluble que es el fútbol y lo relativo de su posición en la élite. Indiscutible, imprescindible y pilar fundamental en el Athletic, se convierte en un futbolista de acompañamiento, una solución puntual para un problema determinado, un complemento, cuando en el vestuario de la selección coincide con otros delanteros que no tienen su trascencencia en sus respectivos equipos, entre otras cosas porque están rodeados de gente de nivel similar pero que, llegada la hora de la verdad, tienen más peso específico.
Un repaso a las nóminas de los clubes más importantes de las ligas europeas nos muestra que la posición de 'nueve' está bien cubierta en prácticamente todos los casos, que no se adivina, en definitiva, a quién podría quitar el puesto Llorente para protagonizar el papel que interpreta en el Athletic.
Urrutia ha dejado la decisión en sus manos y espera escuchar una respuesta positiva. Sería lo mejor para el Athletic que, no lo olvidemos, sigue necesitando a Llorente pese a que ahora sea de una forma menos angustiosa, y para el jugador, que está en el mejor equipo para brillar personalmente. El delantero calculó salir reforzado de la Eurocopa, pero ha ocurrido exactamente lo contrario y para comprobrarlo no hay más que contar las veces que está saliendo su nombre en los medios relacionado con el interés de éste o aquel equipo. Cuanto antes llegue esa respuesta positiva, mucho mejor para todos. Mantener el silencio crearía una atmósfera irrespirable que no beneficiaría a nadie, pero que sobre todo perjudicaría al propio Llorente.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

martes, 26 de junio de 2012

La burbuja del fútbol

Si este país fuera medianamente serio, digamos como Uganda por seguir los cánones de homologación que ha establecido el presidente Rajoy, hace mucho tiempo que alguien con sentido común hubiera puesto coto al dislate del fútbol. El problema es que en este país, más de diez millones de ciudadanos han elegido como presidente a un señor que se marcha apresuradamente al estadio convencido de que todos los problemas económicos se arreglan pidiendo un préstamo de cien mil millones de euros a los vecinos, pagadero a escote y en cómodos plazos. El problema es que en este país más de diez millones de ciudadanos eligieron en su día como presidente a un señor que se inventó aquella curiosa locución, suave desaceleración de la economía, para describir lo que el resto del universo definía como crisis, ahora también popularmente conocida como 'la que está cayendo'. El problema es que en este país, más de diez millones de ciudadanos eligieron como presidente a un señor que se cambió la chaqueta de pana por la de cachemire, con la misma majeza con la que los toreros alternan la seda con el percal. Y así sucesivamente hasta los Reyes Católicos, por poner una fecha aproximada.
El problema es que cuando en el verano de 1995 el Celta y el Sevilla se vieron condenados a descender a Segunda B por no haber presentado a tiempo los avales que se exigían a todos los equipos para competir en las dos categorías profesionales, las calles de Vigo y de la capital andaluza acogieron las mayores manifestaciones jamás conocidas, y mira que en este país ha habido motivos para manifestarse.
El problema es, en resumen, que tenemos lo que nos merecemos y el fútbol, como actividad lúdico-deportivo-económica más importante y desarrollada a nivel mundial desde el siglo pasado, nos retrata como sociedad. El fútbol profesional español le debe ahora mismo a la Hacienda pública que, como reza el eslogan, somos todos, 752 millones de euros y subiendo. Y a la Seguridad Social, 10,6 millones de euros según datos de hace tres meses que ya habrán quedado superados. Nadie ha oído hablar nada de esto a lo largo de todas estas eternas semanas en las que desde el gobierno solo se anuncian recortes de todo tipo. En este país, que no es Uganda, la relación entre el fútbol y los políticos se visualiza fundamentamente en los palcos de los estadios, a donde acuden ufanos a hacer demostración pública de su amor a los colores sin distinción de credo, sexo ni afiliación.
Josu Urrutia ha denunciado ahora que Mediapro, la operadora de televisión que detenta los derechos del fútbol, le debe al Athletic siete millones de euros, que pueden ser diez al final del ejercicio, de persistir su morosidad. Es un dinero que falta en la caja del club y que provoca el lógico daño en sus finanzas, puesto que es una suma con la que el Athletic contaba para afrontar determinados gastos que se supone que ahora tendrá que salir de la línea de crédito que el club tenga acordada con los bancos. Pero el rojiblanco no es ni el primero ni el único club acreedor de una compañía que habiendo nacido de la nada lleva camino de llegar a la miseria. Mediapro, Sogecable, Prisa, Globomedia, Audiovisual Sport, y algunos otros nombres más o menos originales son las múltiples cabezas de la misma hidra que se ha ido devorando a sí misma en forma de alianzas de conveniencia, batallas y sabotajes mutuos que por aquello de la economía de palabras, el periodismo resumió en su día como 'guerra del fútbol' y que consistió básicamente en tratar de acelerar la ruina del rival para que ésta se produjera un minuto antes que la propia.
Algún lince de los negocios descubrió que Eldorado se escondía entre la posición téorica del medio volante y el área chica y que sólo había que meter unas cámaras de televisión para encontrarlo y repartir el botín. Un poco antes, solo un poco, otro lince descubrió que cambiando una sola ley podía transformar toda la geografía patria en solar urbanizable. Y allí fue Troya. Los raciales ladrillos de arcilla de toda la vida y una cosa nueva llamada pay per view nos pusieron en la primera fila de la economía y de la modernidad y así, en alegre biribilketa, hemos llegado hasta aquí. La llamada burbuja inmobiliaria nos ha estallado en las narices y no repuestos del susto, asistimos horrorizados a los primeros síntomas que anuncian el estallido de la otra burbuja, la del fútbol, que llegará más pronto que tarde. Y cuando esto suceda ¿qué será de nosotros?. A lo mejor tenemos que emigrar todos a Uganda, mire usted.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

lunes, 25 de junio de 2012

Sorpresas desde los once metros:
de Panenka a Pirlo, pasando por Cruyff




Hace treinta y cinco años, el 16 de junio de 1977, Checoslovaquia y la República Federal de Alemania, empataban a dos goles en final de la Eurocopa después de los noventa minutos reglamentarios y la consiguiente prórroga. Checoslovaquia había cobrado dos goles de ventaja antes de la media hora de juego, pero Alemania había acortado distancias de inmediato con un gol de Muller y en el minuto 90 Holzenbein marcó el tanto que llevaba la final a la prórroga.
Después de media hora sin goles, la serie de lanzamientos desde el punto de penalti había llegado al definitivo con cuatro goles de los checoslovacos y tres de los alemanes, que habían fallado un disparo. La suerte de la final estaba en las botas del último lanzador de Checoslovaquia. Antonin Panenka engañó al portero alemán Sepp Maier y marcó el quinto y decisivo lanzamiento de penalti que daba el título de campeón de Europa a su país. El engaño fue completamente novedoso y constituyó un hito que ha perdurado hasta ahora. Pelé había inventado años antes la paradinha, pero esto era totalmente nuevo. Tenía además el mérito añadido de las circunstancias que rodeaban el hecho: el momento decisivo de una final continental y la presencia bajo los palos de un Sepp Maier que era toda una autoridad mundial en la portería.
Desde aquel mágico instante en Belgrado, el penalti lanzado con suavidad al centro de la portería, engañando a un portero que espera un lanzamiento duro y esquinado, se conoce como el penalti de Panenka. La suerte quedó bautizada para siempre con el nombre del jugador que la inventó, quien, según cuentan, desde entonces nunca más ha vuelto a pagar una cerveza en ningún bar de su país, invitado como está a perpetuidad por aquella ocurrencia que valió un título europeo. El nombre de Antonin Panenka, que ya antes de su célebre penalti gastaba fama de excéntrico, quedó así grabado para la historia del fútbol.
Aquel acontecimiento se está recordando ahora con profusión al hilo del lanzamiento del italiano Pirlo en la eliminatoria contra Inglaterra. Puede decirse que el arrojo del jugador emulando a Panenka sirvió para cambiar la suerte de la seria. Italia estaba por debajo cuando Pirlo burló Hart, y el impacto anímico fue tal que los ingleses fallaron los dos siguientes lanzamientos mientras que los italianos los transformaban decidiendo la eliminatoria.
Pero si el penalti al estilo Panenka conjuga belleza y riesgo en la ejecución, (Cristiano Ronaldo hizo el ridículo cuando falló ante Iraizoz en San Mamés), hay otra suerte que se ha repetido mucho menos, cuya autoría cabe atribuir al genial Johan Cruyff. Aprovechando que el Reglamento no acota cómo hay que tirar los penaltis, Cruyff optó por pasar a un compañero para volver a recibir en boca de gol. Transformar una ejecución directa con todas las ventajas para el ejecutante, en una jugada de dos pases, requiere de grandes dosis y atrevimiento pero sobre todo, de imaginación, de pensar constantemente en el juego tratando de descubrir nuevos resquicios para sorprender al rival, aunque en este caso hay que matizar que cuando se produjo aquel penalti el Ajax ya ganaba 5-0 ante un rival intrascendente de la Liga holandesa.
Pelé o Panenka tuvieron un momento de inspiración o un instante de locura cuando se dirigían al balón; Cruyff lo pensó antes, se lo explicó a un compañero y, posiblemente, lo ensayó en privado. A los genios, la inspiración siempre les pilla trabajando.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

El fútbol europeo mira al sur

El cuadro de semifinales de la Eurocopa nos muestra un mapa curioso. Los países menos solventes en lo económico resultan ser las actuales potencias futbolísticas del continente. Portugal, Italia y España, tres de las cuatro siglas que componen el acrónimo PIGS con el que el poderoso norte zahiere al postrado sur, han alcanzado la fase decisiva del campeonato. Les acompaña Alemania, pero qué menos que el país que lidera y dice lo que hay que hacer o dejar de hacer en Europa, ocupe un puesto decisivo también en el fútbol. La cosa merece una lectura, como merecería un análisis detallado del dinero que se gasta en unos y otros sitios en fútbol, o la forma en la que se gestiona ese gasto aquí o allí o, por qué no recordarlo, los escándalos que afectan periódicamente a determinadas competiciones. Los futbolistas de Dinamarca, Holanda, Francia o Suecia llevan días en casa. Ayer se fueron los ingleses, que cayeron ante Italia en uno de los partidos más interesantes que se han visto a lo largo del campeonato y, sin duda, el más emocionante por su resolución desde los once metros después de dos horas de fútbol en las que pese a no verse un solo gol, el espectador pudo disfrutar de bastantes más situaciones de peligro en las dos áreas que las que se dieron en el España-Francia, por ejemplo.
La competición ha puesto a cada uno en el sitio que le corresponde. Por encima de valoraciones previas al inicio del campeonato o de las nóminas que presentaban las distintas selecciones, lo cierto es que los cuatro semifinalistas se lo han ganado en el terreno de juego. No cabe hablar de sorpresas porque cualquiera de los cuatro presentaba en principio el suficiente potencial para llegar hasta donde ha llegado. De los que se han quedado en el camino, Holanda constituye quizá el caso más llamativo, sobre todo por lo prematuro de su eliminación, en la fase de grupos, pero su fútbol no ha merecido más. Y lo mismo puede decirse de una Francia que apuntó buenas maneras y hasta despertó algún entusiasmo, antes de presentarse como un equipo timorato ante España para caer con todo merecimiento. Inglaterra ha sido otra de las selecciones que ha despertado alguna expectativa de cambio de cara, pero ha terminado siendo la misma Inglaterra que fracasa en el momento culminante de las grandes citas. Lo viene haciendo así, o peor, desde 1966, el año que ganó su Mundial.
Los pross volvieron a fracasar cuando llegaron al momento decisivo. Conseguir forzar la suerte de la eliminatoria en los lanzamientos desde los once metros ya fue excesivo premio para lo que hicieron en el campo. Italia mereció ganar en los noventa minutos y en la prórroga, porque puso mucho más sobre el césped para hacerlo. A poco que Balotelli hubiera estado mínimamente afortunado en la ejecución los ingleses hubieran comprobado mucho antes la cruda realidad. Consiguieron retrasar el momento hasta los lanzamientos desde los once metros y podrán decir que se van de la Euro sin conocer la derrota, con dos empates y dos victorias en el tiempo reglamentario. Italia en cambio disputará la semifinal con un triunfo y tres empates en su palmarés, algo muy italiano a fin de cuentas pese a que el fútbol de la azzurra haya sido muy distinto al que ha venido siendo su seña de identidad.
Italia se cruzará ahora con Alemania en el camino hacia la final. Será otro clásico de reminiscencias históricas que ojalá nos depare la ocasión de recordar viejas batallas futbolísticas entre estas dos potencias. La semifinal que estas dos selecciones disputaron en México'70 es sin duda uno de los partidos más trascendentales de la historia del fútbol mundial. No estaría mal que alguna televisión se animara a ofrecer aquel partido al hilo de esta semifinal. Se ganaría el agradecimiento de quienes lo vieron en su día y mostraría a las nuevas generaciones una de las más brillantes páginas de la historia del fútbol.
La otra semifinal también se las trae aunque, en su caso, el duelo entre las dos selecciones de la península ibérica evoque los años de la autarquía, cuando los duelos futbolísticos entre España y Portugal se sucedían en formato amistoso por ser la única forma de disputar partidos internacionales que tenían dos dictaduras aisladas por el resto del mundo y vetadas por los organismos internacionales. Tiempos en los que la selección española jugaba con camiseta azul, el color de moda entonces, circunstancia que desconocerán seguramente muchos de los que ahora hablan de 'la roja' con tanta propiedad.
No hay una tradición futbolística en los choques entre España y Portugal como la que existe en los que protagonizan Alemania e Italia, aunque eso no resta interés a un duelo en el que destaca la presencia de los madridistas Cristiano Ronaldo, Pepe y Fabio Coentrao, además de los zaragocistas Helder Postiga, o Micael, o el recién fichado por el Valencia, Joao Pereira. El peso específico que tienen los jugadores del Barcelona en la selección de Del Bosque, con los Iniesta, Busquets, Cesc, Xavi o Piqué en papeles estelares, presenta esta semifinal como una continuación del duelo entre blancos y blaugranas. ¿Habrá quien tenga dudas a la hora de elegir camiseta para la ocasión?.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

viernes, 22 de junio de 2012

El interés del Bayern por Javi Martínez
es algo más que un rumor

En medio de la maraña de rumores interesados o más o menos pintoresctos en torno al futuro de Javi Martínez, el que apunta al Bayern de Munich como destino del jugador adquiere visos de ser algo más, mucho más, que un simple chascarrillo.
Entre este titular de Sport


y este otro de Deia


quédense con el segundo.
El primero responde al género del chascarrillo, del hablar por hablar, de expresar como realidades lo que son simples ensoñaciones. Responde a un modo de hacer periodismo deportivo muy en boga en estos tiempos de amarillismo y desprecio por el rigor, todo sea por el espectáculo. Resume la respuesta a una pregunta formulada en la rueda de prensa que dio ayer el jugador del Athletic en la concentración de la selección. Hay que tener cuajo para hacerla, dicho sea de paso, pero a los profesionales de la información destacados en el lugar de los hechos, el valor se les supone, incluso para preguntar: ¿Con quiénes pasa más tiempo, con los jugadores del Real Madrid o con los del Barcelona?. De la respuesta del jugador, el profesional infiere "un nuevo guiño de Javi Martínez al Barcelona", según se titularon algunas crónicas de urgencia via internet ayer mismo. Que un futbolista desvele sus compañías preferentes a la hora de jugar a los naipes o a los bolos, merece ciertamente la urgencia informativa. ¿Si no nos damos prisa en anunciar con quién comparte sus cariños Javi Martínez, qué será lo suficientemente importante como para apresurarnos?.
El segundo titular es información. Apoyada en fuentes que aunque no se citen de modo expreso, son fácilmente identificables. Porque en el texto se encuentran datos y no presunciones, hechos y no imaginación desbordada. Coincide además con lo que se lee en otros dos medios As y Marca





Y los tres coinciden en un mismo nombre: Jupp Heynckes, extremo que otorga verosimilitud a la información en cuanto se relaciona con quienes la firman, veteranos periodistas de Bilbao que, alguno más que otro, mantuvieron una buena relación con el técnico alemán durante sus dos estancias en el Athletic.
Por primera vez podemos decir sin temor a equivocarnos que hay un equipo que ha mostrado un interés cierto y concreto por un jugador del Athletic. Que la operación se termine de llevar a cabo es otra cuestión y hay terreno de sobra para elucubrar sobre las posibilidades económicas reales del Bayern, la decisión final de Javi Martínez o la reacción del Athletic, que podría estar encantado con ingresar cuarenta millones de euros o podría responder con una contraoferta al jugador para intentar retenerlo, y llegados a este punto habría que conocer también la opinión de Marcelo Bielsa al respecto. Tiempo al tiempo.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

jueves, 21 de junio de 2012

Los rumores de fichajes de jugadores del Athletic o la pescadilla que se muerde la cola

Aquel celebrado programa de televisión, 'Caiga quien caiga',tenía una sección fija que llamaban 'Lecciones de ética periodística'. Desde la ironía colocaban cargas de profundidad para dinamitar titulares de prensa que o bien tenían muy poco que ver con el texto que encabezaban o constituían flagrantes casos de manipulación informativa.
Se ve que aquellas lecciones de ética periodística, mucho más serías en un fondo disimulado por una apariencia chusca, han caído en saco roto. Lástima que cuando aquel programa estaba en su apogeo, internet, los medios digitales y las redes sociales no eran ni siquiera una idea; hoy en día, aquellos brillantes guionistas se hubieran puesto las botas.
Lo que está ocurriendo con el pretendido interés de diversos equipos por los jugadores del Athletic empieza a ser materia de una tesis doctoral o cuando menos, de un estudio mucho más amplio y profundo que el que cabe en un modesto blog.
Hagamos memoria. Las eliminatorias ante el Manchester United y el Schalke 04 descubrieron el Athletic al mundo periodístico y, al parecer, al de los directores técnicos (antes secretarios) de los clubes europeos y al de los numerosos despachos de intermediarios, quienes hasta entonces permanecían ignorantes de las cualidades de la plantilla rojiblanca, si hemos de hacer caso de lo que pudimos leer y escuchar aquellos días. De pronto, los hasta entonces habituales de los rumores, Llorente y Javi Martínez se encontraron con la compañía de los Muniain, Herrera, De Marcos y el resto de los miembros de la plantilla hasta el punto de que  haciendo un resumen de lo publicado, a finales de abril, con las excepciones de Iraizoz y Aurtenetxe, prácticamente toda la plantilla del Athletic tenía ofertas en firme de los clubes más poderosos de Europa. Los nombres de Iraola, Susaeta, Amorebieta, Iturraspe, San José o Ekiza se asociaban en los medios a una variopinta lista de equipos.
Sin que mediara explicación o rectificación alguna, esos nombres y esos equipos han desaparecido como por ensalmo del mapa mediático. Ya nadie se acuerda de ellos y nunca más se supo de operaciones que estaban en marcha o a punto de culminar.
Las fechas previas al inicio de la Eurocopa Llorente recuperó el monopolio del interés mediático. El hecho de que se marchara a la concentración de la selección sin renovar su contrato con el Athletic, disparó las especulaciones. Nada nuevo.
Como suelen acostumbrar a decir a los entrenadores, el fútbol pone a cada uno en su sitio, y el fútbol, de momento, está dejando a Llorente en el banquillo de los suplentes de Del Bosque. El delantero ha desaparecido de la primera línea y de los papeles. Ya nadie habla de Llorente. Así de efímeras son las cosas en el mundo del periodismo deportivo.
Javi Martínez ha pasado a ocupar el sitio del delantero en el corazón de los especuladores. De pronto el central está a punto de irse al United, al City, al Barcelona, al Madrid, al Chelsea y al Bayern. Debe ser que el fútbol italiano está en horas bajas o que los ojeadores del Milan, Inter o Juve son más torpes y no han visto al chaval aunque están a tiempo y no se puede descartar nada de antemano.
Y viene aquí un pequeño trabajo de campo, un copiar y pegar lo que se ha escrito de Javi Martínez en las últimas cuarenta y ocho horas.
El Correo titula su apertura de Deportes en la edición de papel con un alarmante "El Barcelona viene a por Javi Martínez", aunque en su edición digital no se encuentra rastro de la noticia. De la lectura del texto no se desprende nada nuevo. Se trata de un refrito de lo que se ha estado escribiendo en los medios de Barcelona que, a su vez, llevan una semana copiando y reelaborando lo que ha escrito el vecino la víspera y viceversa, en un caso de retroalimentación informativa ciertamente espectacular.
La aportación de los medios digitales y las redes sociales multiplica hasta el infinito esta retroalimentación hasta el punto de que alguno ha conseguido la cuadratura del círculo del autoplagiado, rebotando lo que él mismo escribió hace tres días,  enriquecido por las aportaciones de dos o tres medios.
Como ejemplo, dos textos publicados hoy mismo, uno en papel y otro en internet.
Según titula El Mundo Deportivo "El Barça reacciona ante el interés del Bayern por Javi Martinez", un interés del que el club blaugrana se enteró por los periódicos, como si de un vulgar presidente del Gobierno se tratara, aunque posteriormente lo confirmó con el propio Athletic, como se lee aquí:


Hasta aquí la versión catalana. Pero navegando por internet encontramos la versión madrileña. 'El Confidencial' cuenta las cosas de otra manera:


De lo que se desprende que o bien el Bayern ha hecho saber al Athletic que va en serio, a lo que el Barcelona ha reaccionado diciendo que ellos también, o que ninguno ha hablado de nada con el Athletic, o todo lo contrario, que también puede ser, por qué no.
Ambos medios coinciden finalmente en la extraordinaria dificultad que entraña la operación por la cerrazón de Urrutia, quien se 'atrinchera' en la cláusula de cuarenta millones. Según la versión madrileña el club blanco parece resignado y ha perdido toda esperanza de cerrar la operación. Cuarenta millones más IVA son muchos millones en estos tiempos, aunque el redactor de El Confidencial se resigna menos que Florentino Pérez y acaba la pieza con un pataleo censurando a Urrutia que lo que no quiere negociar con un club español, está dispuesto a hacerlo con un club extranjero. En ningún momento explica de dónde ha sacado semejante conclusión, pero mejor léase aquí para su mejor comprensión si ello fuera posible.



En el lado catalán parecen más inasequibles al desaliento. Descartada la posibilidad de incluir en la operación a Oier, portero del filial blaugrana, (descartada más o menos con los mismos argumentos que por los que le incluyeron), la apuesta es ahora el bético Beñat a quien el Barcelona ficharía para incluirlo como moneda de cambio. El plantemiento previo es intachable. El Athletic quiere reforzarse y qué mejor que quitarle a uno de de sus mejores jugadores para cambiárselo por otro de menos nivel. El autor de la nota no se da por enterado de que veinticuatro horas antes, un colega madrileño, probablemente con fuentes tan fiables como las suyas,  especulaba con la posiblidad de un intercambio entre el Atlético de Madrid y el Betis con Beñat y Raúl García en el papel de cromos, lo que, según dicho colega, privaría al Athletic de dos refuerzos de un plumazo.
Que nadie se haya parado a pensar qué les parece todo esto de ser usados como mercancia de trueque a Oier o a Beñat es lo de menos. Que Urrutia se niegue a negociar solo tres lineas más arriba de que se muestre abierto a un trato, no importa. Que la lealtad de Javi Martínez al Athletic cierre la posibilidad de una maniobra por la espalda, es pura anécdota. Al fin y al cabo, ¿qué son esas menudencias comparadas con la inmensidad del océano?. Pues eso.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

martes, 19 de junio de 2012

La selección española supera la primera fase
sin noticias de Llorente

El trabajado triunfo ante Croacia dio a la selección española el anunciado pase a los cuartos de final de la Eurocopa. Tres partidos jugados, dos victorias, un empate, juego solo a rachas y un debate que no se ha cerrado en torno a la figura del delantero centro, resumen la fase de liguilla que ha hecho el equipo de Del Bosque. A pesar de los buenos numeros finales que presenta como balance de esta fase, la selección española ha tenido que superar algunas dificultades no previstas, sobre todo en el último partido ante Croacia. El partido inaugural presentó los problemas habituales en todos los estrenos, a los que hubo que añadir los que siempre plantea un equipo tan competitivo como Italia. No hubo ninguna novedad por ese lado y los dos favoritos del grupo prefieron dejar correr los últimos minutos con un acuerdo tácito de no hacerse daño que les aseguraba un punto a cada uno. España cumplió el pronóstico ante Irlanda y el gol tempranero de Torres le facilitó mucho las cosas porque impidió a los irlandeses desarrollar la estrategia de contención que sin duda tendrían preparada.
Fue contra Croacia cuando los de Del Bosque se encontraron con mayores dificultades. Si alguna característica tiene el deporte balcánico, en cualquier especialidad y en sus versiones tanto individual como colectiva, es la competitividad. El equipo de Bilic planteó un partido extremadamente táctico, más parecido a una partida de ajedrez que a un encuentro de fútbol. Conocedor de su inferioridad explotó todos sus recursos para mantener las tablas en el marcador y forzar un cara o cruz en los últimos minutos. Le salió cruz porque arriesgó al máximo con los cambios en el tramo final, pero muy bien le podía haber salido cara si Rakitic no remata al muñeco la ocasión más clara del partido o si el alemán Stark y sus ayudantes hubieran hecho un arbitraje más neutral. Hubo penalti de Ramos a Mandzukic en el primer tiempo en las mismas narices del quinto o sexto árbitro, que uno ya no sabe cuántos hay ni para qué sirven, pero la jugada se saldó con una tarjeta amarilla a un croata por protestar y Mandzukic en la banda, lesionado. También habría bastante que decir de la posición de Iniesta en la jugada del gol y de su control del balón con el brazo extendido. No quiere esto decir que los españoles no merecieran el triunfo o cuando menos el empate, pero por mucho menos se montan escándalos internacionales si se cuenta con los suficientes medios.
Vicente Del Bosque volvió a apostar por Torres como delantero centro aunque en esta ocasión el jugador no le agradeció la confianza con goles. En ningún momento pudo con la pareja de centrales croata y solo pudo asomar la cabeza cuando cayó a la banda en busca el balón. Su actuación no debió de convencer al seleccionador, quien mediada la segunda parte optó por volver a la versión de equipo sin delantero centro dando entrada a Navas por Torres. El jugador del Sevilla se quedaba pegado a la banda y Silva adelantaba su posición desde el centro del campo para intentar sorprender con llegadas desde la segunda línea. El canario, que había sido el jugador más creativo de su equipo hasta entonces, bajó muchísimo en su aportación al quedarse sin espacios ni recorrido. Del Bosque lo sacó del campo para que Cesc ocupara su sitio. Finalmente, ya con el marcador a favor, puso a Negredo en el lugar de Xavi.
Todas las maniobras del seleccionador se centraron en la posición del 'nueve' y en ninguna se paró a mirar a Llorente, que quizá hubiera podido aportar alguna cosa que le estaba faltando al equipo. Altura, por ejemplo, para disputar balones a una defensa de talla más que importante. El equipo español tuvo que recurrir a las subidas de Ramos en los balones parados para ganar apenas un par de disputas en el juego aéreo. Llorente hubiera podido aportar también posesión del balón en zonas adelantadas en los últimos minutos, pero Del Bosque eligió a Negredo para esa tarea. Da la impresión de que el seleccionador confía más en su equipo cuando juega sin un 'nueve' específico y que solo algunas circunstancias, entre las que la presión externa no es la más descartable, le han hecho transigir con Torres. La rectificación le salió bien ante Irlanda puesto que el favorito de la prensa madrileña respondió con dos goles, pero la cosa no funcionó ante Croacia como todo el mundo, incluso los más incondicionales, pudo comprobar.
Del Bosque prefirió hacer dos maniobras sobre el mismo puesto en lugar optar por un cambio hombre por hombre, manteniendo el dibujo.
Puestas así las cosas, el mensaje no puede ser más claro para Llorente. Salvo accidente, el delantero del Athletic va a tener pocas oportunidades o ninguna, para darse a valer en esta Eurocopa. Del Bosque ve en él más una solución de última hora que una alternativa para introducir alguna variante en el juego. La estrella del Athletic se convierte en un actor secundario cuando viste otros colores y visita vestuarios en los que el entrenador tiene dónde elegir. Haría bien en reflexionar sobre esto antes de reunirse de nuevo con Urrutia cuando acabe la Eurocopa.
El otro león presente en la competición le ha adelantado en minutos. Al contrario de lo que ocurrió en el último Mundial, en el que Llorente jugó un rato más, en esta ocasión Javi Martínez ya acumula los veinticinco minutos que jugó en el tramo final contra Irlanda. La suya fue una actuación intrascendente en una fase del partido en el que el rival ya había bajado los brazos. Jugó en su antiguo puesto del centro del campo, oxigenando con su presencia la línea más atareada del equipo. Es su papel en esta selección, facilitar el descanso de las figuras en los partidos menos comprometidos para garantizar su frescura en los momentos culminantes. Javi Martínez, uno de los líderes del Athletic, se convierte en este caso en un gregario, de lujo como suelen decir los narradores de ciclismo, pero gregario al fin y al cabo, que tampoco está nada mal viendo quiénes son los jefes de fila.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

jueves, 14 de junio de 2012

El Athletic, revista de prensa







Ni la disputa de la Eurocopa saca al Athletic del círculo de los rumores que nacen de la feraz imaginación de aquellos que debieran atenerse a los hechos con la distancia de un testigo, renunciando a la creatividad en aras a transmitir a la opinión pública un retrato fiel de la realidad y no una caricatura. Desde que el 25 de Mayo terminara la temporada con la disputa de la final de Copa, no hay día en el que el club de Ibaigane no ha sido escrutado por la lupa de los medios de comunicación, lo que sería razonable si esa lupa sirviera solo para aumentar el tamaño de las cosas con objeto de hacerlas más comprensibles al común de la afición. La discusión empieza cuando ese efecto de ampliación termina distorsionando el objeto del análisis y transmite a la opinión pública unos contornos tan borrosos que hacen dudar de la realidad de las cosas.
A ello contribuye en parte el silencio institucional, que ha convertido un viejo aserto castellano, en boca cerrada no entran moscas, en el libro de estilo de la política de comunicación del club. Se comprende el silencio cuando no hay nada que decir; se entiende menos cuando noticias de trascendencia como la de la continuidad del entrenador se despachan con línea y media de comunicado en la web. Pero con ser novedosa la postura del club, no es ni la primera ni la principal causa de este estado de cosas.
Por centrar el tema podría decirse que en estos veinte días sin fútbol, los personajes estelares objeto de especulación informativa han sido y lo siguen siendo, por riguroso orden de aparición: Marcelo Bielsa, Fernando Llorente y Javi Martínez. Also starring por continuar con un orden cinematográfico, intervienen en papeles secundarios, saliendo y entrando de la escena, Beñat, Mikel Rico, Griezmann y Aduriz y ya en el grupo de figuración hemos podido reconocer a Urko Vera, Balenziaga, Iago Herrerín, De Cerio y alguno más que pasaba por allí. A última hora estamos viendo a José Mari Amorrortu, a quien da la impresión de que algún sector de la crítica ya ha adjudicado el papel del villano sin conocer el guión ni el reparto definitivo. Pero esta es otra película que ya se criticará cuando se estrene.
No puede estar Josu Urrutia contento por cómo le están yendo las cosas en el asunto de las renovaciones. Se propuso que un presumiblemente largo proceso no acabara convertido en un culebrón, según sus propias palabras, y es evidente que no lo ha conseguido. En el asunto de Bielsa al menos se conocía el plazo, una semana desde la final de la Copa y la cosa respondió al anuncio inicial, aunque no por ello no faltaron quienes mostraron su impaciencia desde el minuto uno después de la final. Lo de Llorente, en cambio, se ha ido de las manos y hemos llegado al peor de los escenarios posibles al menos en cuanto a calendario, y la historia entra ya de lleno en el género televisivo que el presidente quería evitar a toda costa.
Lo malo de que estos asuntos se prolonguen en el tiempo es que dan pie a cualquier cosa, como lo prueba la primera imagen de aquí arriba. Y lo peor es que en estos dias de internet y prensa 2.0, cualquier cosa corre que se las pela por los espacios cibernéticos. Antiguamente, cuando los periódicos se hacían a partir de planchas de plomo y aún en los más modernos tiempos del offset, algunas cosas no tenían cabida en el trato profesional y su recorrido no se alejaba más allá de dos metros desde la barra del bar. También había entonces aficionados a propagar rumores interesados, expertos conocedores de nada y caraduras a tiempo completo, pero digamos que la complejidad técnica les dificultaba mucho la tarea. Hoy viven su edad dorada, sin duda.
Cambiando de posición aunque no de tema, obsérvense las dos siguientes capturas para entender las sutilezas del arte de titular. Son dos encabezamientos que resumen la misma rueda de prensa que dio Javi Martínez el pasado martes en la concentración de la selección. La primera corresponde al deportivo catalán Sport y la segunda a El Correo de Bilbao. Si se lee el contenido completo de la rueda de prensa concluiremos que el titular de El Correo se ajusta más a lo dicho por el futbolista, quien en ningún caso hizo una mención expresa del Barcelona y se limitó a contestar con algunas evasivas de manual a una serie de preguntas capciosas.
Lo más aproximado que dijo Javi Martínez a lo que ambos periódicos consideraron lo suficientemente interesante como para sacarlo a titular fue lo siguiente:


Como se ve, el tiro pasa rozando el objetivo, pero eso no desanima al cazador para que dos preguntas después lo vuelva a intentar:


Agua también, pero no están los tiempos para soportar el costo de un enviado especial durante un mes y no conseguir el titular pretendido que, a fin de cuentas, sabemos que es lo único que leen muchos compradores de prensa en el vistazo apresurado en el metro camino de la oficina.
Con un matiz importante, ambos periódicos coinciden en destacar lo halagado que se siente Javi Martínez por el interés que demuestran por su persona "equipos" en genérico, según El Correo, el Barcelona, en concreto, según el Sport. Admitamos que tiene su lógica que el deportivo catalán estire lo que dijo Javi Martínez hasta lo que hubieran querido que dijera, para componer un titular que alegrara la vista a su clientela culé. El cliente siempre tiene la razón, sobre todo en estos tiempos de clientela menguante de prensa, así que contémosle lo que quiere oir. Pero extraña más que El Correo destaque lo mismo que su colega catalán cuando Javi Martínez también dijo esto:


Se supone que la clientela rojiblanca de El Correo hubiera esbozado una sonrisa de satisfacción su hubiera leído que su chico solo piensa en conseguir más éxitos con el Athletic desoyendo tantos cantos de sirena. Sin embargo el periódico no consideró conveniente destacar esa parte de la intervención de Javi Martínez y prefirió colaborar en sembrar la inquietud del personal. ¿Será que a la clientela de El Correo le gustan las emociones fuertes o que los que eligen los titulares siguen fieles a la idea de que las buenas noticias no son noticia?

llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

martes, 12 de junio de 2012

Ahora empieza la Eurocopa

Completada la primera jornada de la Eurocopa la sensación general es que se ha visto poco fútbol y demasiada precaución en esos ochos primeros partidos. Los marcadores dicen que se han registrado tres empates, tres victorias por la mínima y dos resultados contundentes. Tampoco está tan mal cuando estamos ante unos partidos en los que todo el mundo sabe que la victoria abre el camino del éxito pero que el no perder cierra las puertas a un fracaso prematuro. Suele ser la obsesión de todos en los estrenos en este tipo de competiciones, bien sea Mundial o Eurocopa: entrar con buen pie, no perder si es que no se puede ganar, mantener las posibilidades intactas mientras el equipo le toma el pulso a la competición.
Estamos ante unos jugadores que, en general, han acabado sus competiciones domésticas jugándose cosas importantes, títulos o clasificaciones europeas cuando menos, que se han exprimido al máximo en calendarios que empiezan a ser inabarcables, que han viajado de aquí para allá y que desde que empezaron en agosto han estado enfrascados en un régimen de dos partidos por semana, cuando menos. Han tenido unos pocos días de vacaciones para tomar aliento, restañar heridas y recuperar unos músculos al límite del agotamiento. Y de nuevo, han vuelto a empezar una pequeña pretemporada para habituarse a los sistemas de sus respectivas selecciones, que no suelen coincidir muchas veces con los que practican sus equipos de origen.
Es lógico que con todas estas circunstancias, el partido de entrada en la competición sea un asunto ciertamente delicado, un test en el que se ponen a prueba las fuerzas propias, pero también las del contrario, puesto que nadie sabe a ciencia cierta en qué condiciones llega cada uno, no solo físicas sino también de juego.
Los equipos están ante una liguilla de nueve puntos en la que puede ocurrir de todo. Si se repasa la historia de estas competiciones se pueden encontrar equipos que se han clasificado con tres puntos y equipos eliminados con cuatro; selecciones que se fueron a casa sin perder un solo partido y otras que pasaron a la siguiente fase sin pasar del empate. Por eso es tan importante superar la primera jornada dejando las puertas abiertas a todas las posibilidades.
En este caso Irlanda y Chequia han sido los que peor lo han hecho. Sus derrotas por 3-1 y 4-1 les colocan en la situación más complicada puesto que a los cero puntos les tienen que sumar un buen número de goles en contra que juegan contra sus intereses. En el lado contrario están los dos equipos que les han ganado, Croacia y Rusia. Por una mera cuestión de calendario, Rusia podría ser la primera selección en asegurar su clasificación si gana hoy a Polonia. Incluso el empate le podria valer para hacer cuentas de cara a la última jornada. Claro que ganar a uno de los anfitriones no parece tarea sencilla, máxime cuando la victoria colocaría también a los polacos en la rampa hacia los octavos de final.
De los que han perdido por la mínima Holanda es probablemente la más afectada, por lo imprevisto de su situación. Si de por sí el grupo que forma con Dinamarca, Alemania y Portugal es el más igualado, su inesperado fracaso ante los daneses le sitúa en una posición complicadísima porque está obligada a ganar por lo menos uno de los dos partidos que le quedan y no perder el otro como mínimo. La Portugal de Ronaldo se encuentra en la misma tesitura, aunque en su caso perder contra Alemania podía entrar en los cálculos, siempre y cuando el pronóstico se cumpliera en su choque ante Dinamarca y sumara los tres puntos. El Holanda-Portugal de la última jornada se anuncia explosivo.
El empate entre Italia y España puede considerarse un resultado no demasiado malo para ambos, siempre que plasmen sobre el césped la superioridad que se les supone sobre Croacia e Irlanda. La suya fue una de esas igualadas preventivas que se dan en las primeras jornadas. Si no puedes ganar, mejor asegurar al menos un punto que apoye futuros mejores resultados. Habrá que ver, sin embargo, lo que da de sí Croacia, un equipo competitivo capaz de crear problemas a un rival superior a poco que éste tenga un día un poco espeso. Al grupo de Del Bosque le viene bien que el segundo partido sea contra la más asequible Irlanda para llegar a la última jornada con el panorama más despejado.
Algo parecido puede decirse de Inglaterra y Francia, protagonistas de un empate que mantiene sus posibilidades intactas pero les obliga a no fallar ante Suecia ni ante Ucrania, que juega en casa y estará crecido por su victoria ante los suecos.
Con la segunda jornada llegan los partidos en los que la liguilla se empieza a parecer a la Copa por el carácter decisivo de cada choque. Los que perdieron la primera jornada no tienen margen para un nuevo error, los que ganaron pueden amarrar su clasificación; los que empataron tienen que decir ya qué quieren ser de mayores.
Es verdad que no ha habido mucho fútbol en la primera jornada, ni tampoco grandes novedades ni sorpresas; tampoco se han registrado decepciones. Ahora, hoy mismo, empezará a subir la temperatura e incluso aunque no se vea mucho fútbol, la emoción incrementará el interés por los partidos. Cuesta entrar en una competición de este tipo y hasta los aficionados parecen un tanto despistados en estos primeros compases. Pero ya ha llegado el momento de entrar en materia. Ahora empieza la Eurocopa.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

domingo, 10 de junio de 2012

España empata con Llorente
y Javi Martínez de espectadores

Si, como se dice, Llorente había fiado su estrategia negociadora con el Athletic a su papel en la Eurocopa, está claro que ha cometido un error de bulto. Otra cosa será que eso que se dice sea cierto o no pase de ser uno de los cientos de rumores que circulan en torno al culebrón de su renovación. Es lógico que un futbolista confíe ciegamente en sus posibilidades y se vea a sí mismo siempre como titular indiscutible, pero los futbolistas también tienen sentido común y son listos para captar los mensajes que les transmiten los entrenadores. Llorente debe saber en su fuero interno que ocupa el último lugar en la cola de delanteros que esperan turno ante Del Bosque. Si además al seleccionador le da por no contar con ninguno de sus arietes específicos, la cosa se complica sobremanera. Llorente no puede ser la única persona del mundilo futbolístico que no haya seguido el debate sobre quién debe ocupar el eje del ataque de la selección española y, por mucho que su imagen fuera de los terrenos de juego se cotiza a la par que la de los titulares, sabe que su nombre desaparece de todas las tertulias cuando se empieza a especular con la alineación inicial. El delantero del Athletic está además en posesión de la información privilegiada que le otorga el estar presente en entrenamientos y charlas tácticas. No puede ser que Llorente haya fiado su estragia negociadora con el Athletic a su papel en esta Eurocopa.
Es cierto que en fútbol todo es posible y que, tratándose de un delantero centro, un solo instante es suficiente para alcanzar la gloria absoluta. Un gol decisivo en un partido decisivo puede suponer un cambio significativo en la cuenta corriente de un delantero. Pueden mediar además lesiones y otras circunstancias que obliguen a un técnico a modificar sus planes iniciales pero, de momento, Llorente parece condenado a repetir en la Euro el papel secundario que interpretó en el Mundial.
El empate en el estreno ante Italia tampoco le favorece. España tendrá que ganar los dos partidos que le quedan ante Irlanda y Croacia si quiere pasar a la siguiente fase como campeona de grupo y eso le complica a Del Bosque la posibilidad de dar un respiro a sus titulares en el tercer partido de la fase inicial.
Los planes de Del Bosque quedaron meridianamente claros ante Italia. Dispone de un grupo de tanta calidad que puede maniobrar casi a su antojo. Contra los italianos empezó sin delantero centro, al estilo de como juega el Barcelona, intentando desequilibrar a los centrales rivales con llegadas por sorpresa desde la segunda linea de Cesc, Silva o un Iniesta que parece que ha llegado a la Eurocopa con mucha chispa. La cosa le funcionó a medias porque con esa disposición la selección no marcó, aunque eso no quiera decir necesariamente que lo hiciera mal. Ocurre que enfrente estaba Italia, una selección que, se pongan como se pongan los panegiristas de la roja, tiene detrás una historia que le da un plus de competitividad del que carecen otros equipos. Italia podrá estar peor o mejor, pero siempre es un rival de cuidado. Las camisetas azzurri pesan lo suyo cuando se alinean en un terreno de juego. Pensar que se puede ganar con facilidad a Italia es no saber de qué va esto y algunos, obnubilados por los últimos éxitos de la selección española, parece que no se enteran.
Se adelantó la escuadra azzurra a la hora de juego gracias a un buen gol de Di Natale y no lo hizo antes porque Ballotelli se durmió mientras pensaba por dónde podía hincarle el diente a Casillas. La selección española tuvo la fortuna de empatar tres minutos más tarde al culminar Cesc una gran combinación al primer toque de Iniesta y Silva, quien regaló al azulgrana un extraordinario balón interior. El empate rápido evitó males mayores a un equipo que sin jugar mal, no veía la forma de superar a un rival que utilizó durante muchos minutos sus propias armas, es decir, posesión de balón, apoyos cortos y mucha paciencia.
Tras el empate, Del Bosque apostó por abrir el campo dando entrada a Jesús Navas por Silva y poco después cambiando a Cesc por Torres. Cambió la configuración del frente de ataque de la selección española, poniéndo sobre el césped otra de las muchas alternativas que puede manejar, y Torres dilapidó un par de ocasiones fabricadas por él mismo. Claro que Italia también dispuso de las suyas, desbaratada alguna por un Casillas enorme, así que la discusión sobre la decisión de Del Bosque seguirá abierta al menos hasta el próximo jueves, cuando España se enfrente a Irlanda.
Discutir sobre las decisiones del seleccionador español es un deporte paralelo que cuenta con un seguimiento tan amplio o mayor que el propio fútbol así que tenemos por delante cuatro días divertidos en los que asistiremos al desarrollo de verdaderos tratados de táctica y estrategia, amén de análisis más o menos sesudos basados todos en la indiscutible superioridasd futbolística de España ante el universo mundo. Luego viene una Italia enfangada en un asunto tan turbio como el de las apuestas amañadas, se las arregla para cuestionar esa superioridad y a algunos les falta tiempo para cuestionar la autoridad de un entrenador que ha ganado más que nadie.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar

miércoles, 6 de junio de 2012

Los antecedentes inmediatos indican que no habrá grandes fichajes este verano

Estamos en plena temporada de fichajes. Al calor del verano los intermediarios, agentes, representantes y demás fauna que rodea al fútbol pasan a tomar el protagonismo que volverán a tener los futbolistas cuando los días vuelvan a acortarse allá por el otoño. Este verano toca además Eurocopa, para los aficionados un acontecimiento de primer orden futbolístico; para los que han hecho de esto su negocio, un inmenso mercado de relucientes escaparates donde observar y ofertar la mercancía. Hace menos de una década, a estas horas estaríamos asistiendo al espectáculo de los subasteros, inmunes a los intentos de los seleccionadores por mantener a sus chicos concentrados en el fútbol, ajenos a los becerros de oro que les asaltaban a la vuelta de cada esquina. Hoy no se ve apenas nada de eso. Hay rumores, claro, y se habla de alguna cifra y de algún nombre. Poca cosa para lo que estábamos acostumbrados. Y es que la crisis también sacude de lo lindo al fútbol. Algún jeque o algún potentado ruso deben quedar por ahí, pero tampoco se les ve tan rumbosos como cuando empezaron a aparecer en los palcos de los grandes estadios. Por si fuera poco, la UEFA de Platini amenaza a los manirrotos con la norma conocida como Financial Fair Play. El límite es la temporada 2014-15. Los clubes europeos tienen hasta esa fecha para ajustar sus balances con unas pérdidas totales máximas de hasta 45 millones de euros. A a partir de ese curso quien quiera seguir participando en las competiciones que regula el máximo organismo europeo deberá acreditar un rigor contable sensiblemente mayor al que ahora le sirve para sus enjuagues. Quedan solo dos años y es un plazo corto para adecentar algunos números estratosféricos. Es una de las razones de la parálisis que afecta al mercado futbolístico europeo.
El Athletic sufre un asedio, probablemente más mediático que real, en torno a sus dos internacionales absolutos, Llorente y Javi Martínez. El segundo tiene contrato en vigor hasta junio de 2016, recientemente renovado con una cláusula de rescisión de cuarenta millones de euros, a los que habría que añadir el IVA y algún otro impuesto. El blindaje temporal y económico parece lo suficientemente sólido. El caso del delantero es más preocupante puesto que al acabar contrato en junio de 2013, de no mediar un acuerdo para la renovación, el jugador quedaría libre para negociar su futuro con cualquiera a partir del próximo mes de enero y estaría en condiciones de abandonar el Athletic en junio sin dejar dinero en caja. Situación muy favorable para el futbolista que podría revertir a su favor esa ausencia de desembolso de traspaso. Técnicamente las cosas están así, aunque de las declaraciones de Llorente siempre se ha desprendido que su intención es continuar en el Athletic. Urrutia manifestó nada más acceder a Ibaigane hace ahora once meses, que le gustaría cerrar el contrato de Llorente cuanto antes para evitar que se convirtiera en un culebrón. Posteriormente fijó la Eurocopa como límite que no se debería sobrepasar. La Eurocopa comienza este viernes y hace tiempo que el caso LLorente es un culebrón con todos los predicamentos.
La extraordinaria temporada del Athletic ha puesto a la práctica totalidad de su plantilla en el escaparate. De hacer caso a lo publicado, Iraizoz y Aurtenetxe serían los únicos sin una oferta encima de la mesa. El transcurrir del tiempo y los chascarrillos que siempre se producen alrededor del Real Madrid y el Barcelona, parecen haber distraído a los especialistas de este subgénero del periodismo deportivo que trata de los traspasos y los fichajes, y casi podríamos dar por hecho que a su vuelta a Lezama, Bielsa se encontrará con un grupo formado más o menos por una veintena de futbolistas dispuestos a seguir trabajando a sus órdenes. Hasta el propio técnico argentino ha confirmado que seguirá un año más en el banquillo rojiblanco sin que los que hace un mes le situaban con absoluta certeza allá o acullá, hayan dicho ahora esta boca es mía.
Y es que no están las cosas en el fútbol para grandes alegrías. Unos datos tomados a vuela pluma del último informe Football Transfer Review, bastan para entender las cosas en sus justos términos. La inversión total de fichajes en Europa en el mercado del último invierno se contrajo un 45 por cien (en España se gastaron solo 6,5 millones -los que pagó el Sevilla por Reyes y Diawara- contra los 31,7 del invierno anterior, un 79% menos, la cifra más baja de Europa en los últimos 13 años) y por cuarta temporada consecutiva, en las cinco grandes ligas, Inglaterra, España, Italia, Alemania y Francia, se ha producido un descenso en el número de jugadores con ficha en vigor, 227 altas contra 382 bajas. El descenso tan pronunciado en invierno se compensa con el movimiento que hubo en verano, cien millones superior al anterior, aunque también cien millones inferior al del curso 2009-10.
La bajísima cifra del último invierno no quiere decir que no se produjeran movimientos, pero estos fueron en la modalidad de cesión o coste cero que se está imponiendo en los últimos tiempos. Dieciséis de los veinte equipos de Primera aprovecharon para desprenderse de jugadores y aligerar plantillas. La utilización de futbolistas de cantera, hasta un seis por ciento más que el año anterior, es otra de las vías para aligerar costos que han encontrado los clubes de Primera División.
Y qué decir de la autodenominada mejor Liga del mundo. Si ya está adulterada en lo deportivo, tampoco los datos económicos avalan tanta fanfarria y autobombo. El ranking europeo confeccionado a partir de un parámetro un tanto abstracto como el del valor de marca, que abarca, entre otros, concepctos como conocimiento del público, lealtad del mismo al producto o valor acumulado a lo largo de su existencia, situa al Real Madrid y al Barcelona como únicos representantes de la Liga entre los veinte primeros equipos del continente.
El estudio, elaborado por la consultora Brand Finance, sitúa en primer lugar al Manchester United, con un valor de marca cifrado en 853 millones de dólares. La segunda posición la ocupa el Bayern de Munich, valorado en 786 millones, mientras que el Real Madrid ocupa la tercera posición con una valoración de 600 millones (un 7% menos que el año anterior) y el Barcelona es cuarto, con un valor de 580 millones (un 8% de pérdida respecto al curso pasado).
De acuerdo con este parámetro, la Premier League es la competición más sólida, con nada menos que ocho equipos entre los veinte primeros de Europa. El Chelsea es quinto, seguido por Arsenal, Liverpool y Manchester City. El Tottenham aparece en la posición número doce, y Aston Villa y Newcastle ocupan las plazas diecinueve y veinte.
La Bundesliga también tiene una buena representación: cuatro equipos que dan fe del buen hacer de quienes gestionan el fútbol alemán. Además del Bayern, encontramos al Schalke, en décima posición, con una valoración de su marca cifrada en 266 millones, viene a continuación el Borussia de Dortmunt mientras que el Hamburgo ocupa la posición diecisiete.
Italia tiene tres representantes: Milan, en la novena posición, Inter en el número trece y Juventus en el dieciséis. Francia tiene dos representantes, los mismos que España, el Olympique de Marsella en el puesto quince y el Olympique Lyon, en el dieciocho. Por último, el Ajax, en el puesto catorce, es el único representante holandés.
El Valencia ocupa el puesto 31, y el Atlético de Madrid y el Sevilla, los puestos 45 y 46. El Athletic no aparece en la relación de los cincuenta primeros clubes europeos.
llévame a Menéame Menéame mira lo que se habla en la blogosfera Technorati: Athletic lleva este post a los favoritos de Google GBookmarks: marcar